Espero un momento
Estamos procesando su solicitud
Cargando...
Tienda Virtual Girasol

    Estimulación sensorial del bebé


Desde el primer día, el recién nacido ve y escucha el nuevo mundo que lo rodea y se siente tranquilo y feliz cuando usted lo toca. Éste es el primer aprendizaje del bebé. Lo que ve, escucha, huele, toca y saborea provee claves importantes sobre el mundo brillante, colorido y ruidoso al que ha llegado de repente. A las pocas horas de nacer, el bebé puede diferenciar la voz de la madre de la de un extraño. Sabe quién es la madre y reconoce su olor particular. Hasta que pueda hablar, el bebé no tiene otra manera de entender el mundo o comunicarse con éste, de manera que los sentidos se convierten en los principales receptores. En las próximas semanas, y meses, el sentido de la visión, la audición, el gusto, el tacto y el olfato continúan desarrollándose, lo que lo ayuda a aprender más sobre los padres y lo que los rodea.

Puesto que el bebé no tiene mucha movilidad, al menos al principio, necesita que lo ayude proveyéndole objetos que pueda mirar y con los que pueda jugar. Resulta verdaderamente beneficioso que lo exponga a una variedad de sonidos y objetos con formas y texturas diferentes. A medida que usted le estimula los sentidos, poco a poco el mundo comienza a tener literalmente más sentido para él. 
Comparte con: